Buscar
  • Dalprem Kaur

¿CÓMO RETOME EL ARTE?

Actualizado: feb 25

Te cuento un poco sobre ello



Hoy quiero compartir contigo cómo fue que retomé el arte. Si has leído mi primer post, ya sabes que me encantaba dibujar ya desde adolescente y a pesar de que no estudié bellas artes siempre he dibujado para mí. En mi casa siempre tenía lápices, carboncillos, pasteles, blocs de dibujo, acuarelas, pintura acrílica e incluso pintura al óleo que me regaló un amigo mío pintor. Y creaba cuando me apetecía y sentía esa necesidad. Ahora si no era algo continuo pues lo veía como algo que brotaba a veces y ya. Sin embargo, hacía ya unos años que no dibujaba ni creaba nada. Y hace precisamente un año se dieron las circunstancias adecuadas para retomar el arte -mucho tiempo libre, mucho bienestar y paz interior- y además, hacerlo como nunca lo había hecho antes. Es decir, retomarlo para expresar mi felicidad. La felicidad y el amor era lo que me estaba moviendo a expresarme de forma artística.

Sin embargo, aunque tenía las ganas crecientes en mí, no me ponía. Pues pensaba que tenía cosas más importantes que hacer, algo en mí tenía esa sensación como de perder el tiempo y el dinero si me ponía. Era la parte que prejuzgaba el arte como algo superfluo pero a la vez dentro de mí también estaba la parte de mi corazón que me decía que estaba perfectamente bien hacer lo que yo quería por el simple placer de hacerlo y nada más, la cual ganó. Por ello, lo más importante fue dar el paso, dejando esos prejuicios atrás y pasar a la acción, comprar pinturas, lienzos y ponerme a dibujar. Comencé con unas ganas enormes de dibujar, de expresarme a través del crear con la pintura. No pensaba en normas, ni estilos, ni cómo hacerlo. Simplemente, me puse un día a dibujar, y surgieron corazones, para mí los más bellos corazones realizados desde la parte de mí más llena de ingenuidad y libertad. Después, surgió la idea de pintar el mar y de hacerlo en piedras recogidas a la orilla del mar mediterráneo. Me encantó el crear esos paisajes en piedras hermosas, algunas incluso en forma de corazón. Seguí pintando piedras y además, me animé a pintar esas playas también en cochas que me encontraba en la playa e incluso en una pequeña tabla rota que también estaba en la arena y seguramente sería parte de algún barco de pesca. También, me puse a aprender cómo dibujar playas en lienzos e hice un par de ellas (y lo aprendía gracias a profesoras de arte en Youtube, este medio es maravilloso para aprender lo que quieras). Además, me apunté a un curso de pintura abstracta en Udemy y a otro de lettering en Domestica. Este profundizar en pintar me hizo curiosear más y buscar artistas en Instagram (para mí esta plataforma es ideal para inspirarte). Encontré artistas maravillos@s y me encantaron personas que estaban trabajando con tintas de alcohol. No sabía ni siquiera que eran esas pinturas pero me atraían mucho, así que busque y busque hasta que las encontré y las compré. Después, de nuevo me puse a aprender cómo usarlas y me encantó (sigo aprendiendo siempre con ellas). Estas tintas me ofrecían la posibilidad de fluir y disfrutar del proceso de crear como ningún otro medio que había probado antes. Para mí es algo casi mágico el mundo de las tintas y no sólo las de alcohol, también la tinta china y las tintas de acrílico (es todo un mundo las tintas y sus posibilidades).Después, vino la resina epoxi y me enamoré. La gran belleza que ofrecía era tremenda, y la posibilidad de seguir fluyendo en el arte es parte de este medio fluido. Puedes crear y fluir de tal forma que te conviertes simplemente en un medio para que fluya la creación artística que desea surgir a través de ti y ese medio. Es una forma de crear que no es fácil pues requiere de mucha práctica, muchos materiales especiales y la resina en sí no es fácil de encontrar a no ser que sea online (por cierto, al igual que las tintas de alcohol) al menos aquí en España. Ahora sigo aprendiendo a crear con estos medios y sigo disfrutando del proceso, que tiene sus momentos de maravilla y momentos de “fallos” que siempre son semillas de un nuevo aprendizaje y además, que se queda para siempre. Pues hasta ahora en ello estoy creando y aprendiendo al mismo tiempo no sólo de las nuevas técnicas sino de mi misma, disfrutando y enriqueciéndome a través del vivir mi día a día conectada al arte y a mi corazón.

Además, gracias al Universo y su gran señal el encuentro con Daniel Zaragoza -un escritor que vende sus libros por la playa y ha dado la vuelta al mundo que era uno de sus sueños- en la playa he comenzado a mover aún más la energía hacia lo que deseo con más determinación e ilusión, que es compartir mi obra y que llegue a la gente y no sólo sea algo para mí o mis allegados sino algo que puedan disfrutar todos los que se acerquen a ella. Y ya voy a realizar mi primera exposición oficial de algunas de mis obras de arte en el centro cultural de Tarifa (Cádiz) con el título ARTE & ALEGRÍA del 21 de Octubre al día 1 de Noviembre del 2019, así que si vives cerca, estás invitad@. Y digo oficial porque ya realicé una primera exposición al aire libre en el Parque de Oromana de Alcalá de Guadaira que brotó de forma intuitiva y rápida, fue muy hermosa pues mujeres maravillosas que se han cruzado en mi camino estuvieron allí, algunas compraron obras y disfrutamos mucho e incluso meditamos juntas para cerrar el mini evento improvisado. Así que la recuerdo con mucho cariño.

Bueno, os seguiré contando mis experiencias en como artista que comienza pero ya toca terminar este post de hoy y quiero hacerlo con una cita, y una pregunta para ti:

Gautama BUDA“Si coges cada día un puñado de arena, formarás una montaña.”

¿Y tú? ¿Qué desearías hacer pero no te pones a ello?


Más sobre mí y mi arte en www.dalpremkaurart.com

0 vistas